Prácticamente si.  Tener la posibilidad de estar presente en el momento más importante en la vida de dos personas es impagable. Toda la energía, emociones, alegrías de tanta gente en una noche, y tener la responsabilidad de haber sido elegido para inmortalizar ese momento es una motivación constante inagotable

Posted in: FAQ - Preguntas Frecuentes Generales